El blanqueamiento dental es la forma más conservadora de devolver la belleza a los dientes sanos. Aclara de manera indolora el diente, sin alterar su estructura, por lo que el resultado siempre serán unos dientes más blancos y sanos, manteniendo el esmalte íntegro.

Está indicado para pacientes con dientes oscuros ya sea de nacimiento, por tabaco, pigmentos alimentarios (café, te…) o cualquier persona que quiera proporcionar un extra de blancura a su sonrisa. El blanqueamiento dental es una técnica totalmente inocua y segura.

En algunos casos puede producir una ligera sensibilidad que con el paso de los días desaparece.