sonrisa_4

Las medidas de prevención van encaminadas a la eliminación de la placa bacteriana o sarro, principal agente responsable de la caries, inflamación e infección de las encías y pérdida de dientes. Para ello es importante tener en cuenta diferentes factores:

El correcto uso del cepillo dental hace que disminuya notablemente la posibilidad de enfermedades bucales futuras. Es recomendable la instrucción guiada por un dentista, por lo menos en una ocasión, para poder tener unas pautas de correcto cepillado. Por otro lado es recomendable reemplazar el cepillo al primer signo de desgaste (como norma, cada 3 meses) debido a que las cerdas se abren y se elimina la capacidad de eliminar la placa.

El uso de hilo o seda dental por lo menos una vez al día disminuye el aumento de placa dental en espacios interdentales donde el cepillo no llega.

La utilización de cepillos interdentales y aparatos que irrigan agua a presión pueden suplementar las técnicas de higiene. Aunque estos irrigadores no remueven la placa, sí eliminan los restos de comida favorecedores de formación de placa.

Por último, pero no menos importante: las visitas periódicas al dentista para vigilar la salud de nuestras encías. El odontólogo determinará si las limpiezas orales son necesarias y con qué periodicidad. Esta medida evitará la aparición de gingivitis y periodontitis.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies