Son aquellas que el paciente puede retirar de la boca y volver a colocar por sí mismo cuando sea necesario. Tienen dos grandes ventajas: se pueden limpiar en cualquier momento y se pueden utilizar para rehabilitar cualquier tipo de boca. Hay dos grupos, dependiendo de si la rehabilitación es total (todos los dientes) o parcial.

  • Removible completa: se utiliza cuando no hay ningún diente en el maxilar superior o en la mandíbula. Es una prótesis completa o dentadura. Están hechas de resina acrílica y se sujetan mediante un efecto de ventosa.En esta situación podemos aumentar la retención y disminuir el tamaño de la prótesis utilizando implantes como anclaje.Sobredentadura removible sobre barra de implantes:

Sobre dos implantes en arcada inferior:

  • Removible parcial: se utiliza cuando hay que rehabilitar un tramo de la boca sin dientes. Necesita que haya dientes que estén sanos y fuertes a los que sujetarse. Se pueden fabricar con el cuerpo metálico (esquelético) o con el cuerpo de resina (parcial acrílico), y pueden rehabilitar desde la ausencia de un diente hasta casi el total de los dientes. Este tipo de prótesis debe limpiarse tres veces al día utilizando un cepillo.