Una de las restauraciones o reconstrucciones más utilizados por el dentista son las realizadas con un material estético llamado resina o composite. Se utilizan desde hace tiempo, obteniendo resultados muy estéticos y evitando una destrucción mayor del diente.
El objetivo principal del composite es corregir los defectos de los dientes y mejorar la estética dental de la sonrisa. Defectos como la mala posición de los dientes, el color amarillo o la forma y tamaño de los dientes, pueden ser corregidos por el dentista empleando el composite dental.
La principal ventaja es que no se necesita tallado dental, y en apenas una sesión se realiza la reconstrucción sin necesidad de anestesiar la zona en muchas ocasiones. El composite se coloca directamente sobre la superficie visible de los dientes, que en este momento son diseñados para mejorar la sonrisa.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies